Prólogo del libro: Etnohistoria del Beni de Daniel Bogado

Detalles

Un aporte para conocer la historia de los pueblos indígenas del Beni y comprender su lucha actual para preservar su habitat, espacio territorial y sociocultural que les permite vivir con dignidad y autodeterminación.

El filósofo beniano Daniel Bogado Éguez nos presenta su nueva investigación con el nombre de Etnohistoria del Beni, en el que resume en pocos capítulos los acontecimientos más importantes de la historia mojeño-beniana, siempre con una intencionalidad didáctica.

En este libro, el autor hace su relectura, echa una mirada hacia atrás, y al igual que los primeros misioneros y explotadores que llegaron a Mojos, no puede menos que dar cuenta de que en las tierras bajas de Bolivia h ahabido una intervención humana inteligente: observación de las corrientes de agua, movimientos de tierra para cauces y terraplenes, cálculos, distancias, elevaciones para los espacios sagrados, habilidad organizativa para convencer para el trabajo, intendencia y otras actividades a lo largo de siglos… Un tiempo anual marcado por el tiempo seco y el tiempo de agua en los que la gente tenía que ingeniárselas para vivir. Los misioneros no necesitaron escarbar ni excavar para darse cuenta cuáles eran los lugares propicios para fundar sus primeras reducciones, a los que después, tuvieron que trasladarse buscando mejores condiciones siguiendo la misma lógica aprendida de los antiguos vivientes de estas tierras.

En la hermenéutica del libro, se ve la actualidad de la obra hidráulica prehispánica (cuestión abierta para su atribución, pero cuestión casi cerrada como herencia recogida por grandes familias como el arawak, tupí guaraní o pano?), que sirve no solo para que viva la gente, sino para que vivan los animales.

 

En la época de las misiones jesuíticas, se centra en explicar el conflicto provocado por los misioneros al querer reducir a pueblos a gente con tipos de asentamientos dispersos o de ocupación de los espacios territoriales distintos (imposibilidad de cristianizar sin reducir?). Así también, la estrategia del “pacto misional”, en el que indígena acepta, pero a cambio de protección ante las incursiones de mercaderes provenientes de Santa Cruz y del otro reino, es decir, el portugués.

Se rescata la fuerte influencia jesuítica en poco menos de cien años de contacto con los indígenas, mojeños como nominación genérica, porque desde esta etapa misional se destaca lo multiétnico, con la introducción de nuevos modelos de organización como el cabildo, actividades religiosas con despliegue en la música, introducción de herramientas, ganadería y una serie de actividades económicas para poder sedentarizar y aplicar el modelo reduccional.

Con la expulsión de los jesuitas la administración de las misiones paso a la administración civil de la Colonia, en lo religioso por el clero secular de Santa Cruz de la Sierra. Se rompe el pacto reduccional y prácticamente se abren las puertas de las misiones. Empiezan las tensiones entre los curas y los gobernadores. Las reacciones indígenas adquieren relieve con las movilizaciones emancipatorias a las que el autor llama rebeliones, como las de Pedro Ignacio Muiba y la no menos controvertida de su circunstancial oponente canichana Juan Maraza a favor del gobernador Pablo Urquijo.

 

La época republicana esta claramente tratada desde el reverso de la historia. Es asi que la creación del Departamento del Beni no cambió la dramática situación de los indígenas, pese a ser considerados ciudadanos bolivianos. Un repaso de la historia económica regional nos alerta sobre la explotación de los recursos naturales, de la quina y bien pronto de la goma. La mano de obra con todo lo abigarrado del asunto, descompuso y hasta exterminó asentamientos indígenas. El repaso que se hace de la bibliografía de apoyo es elocuente. El grito mesiánico del profeta Andrés Guayocho y su prolongación con las migraciones colectivas hacia la Loma Santa es trabajada en el libro como expresión de la resistencia anticolonial con forro y, seguramente, con esencia litúrgica misional.

Como hace pensar el autor, la Loma Santa tiene que ver con el Tipnis. La corporeidad humana indígena acosada, crisis espiritual, pérdidas de los espacios de ocupación para ser llenados con otras espiritualiades, quina, goma, ganado, coca, otra gente, otros caminos, carreteras de alquitrán y una sistemática negación de lo indígena. La cerrazón no deja que el indígena pueda ser otro. Seguro está que la alteridad ha sido demostrada por los indígenas varias veces caminando en nombre de Dios hasta La Paz.

 

Gracias por este libro descolonizador.

Julio Ribera

El libro está a la venta e:

Trinidad: Libreria Carlitos y Casa de la Cultura

La Paz: Oficinas PIEB y FOBOMADE (www.fobomade.org.bo)

HOJA DE VIDA DE DANIEL BOGADO EGUEZ

Daniel Bogado Eguez, nació en San Igancio de Mojos, Beni, Bolivia el año 1962, se crió en San Borja hasta su bachillerato.

Es licenciado en Filosofía Egresado de la Universidad Católica Boliviana, Cbba. y Master en Ciencias Sociales mención Antropología (Universidad de la Cordilera, La Paz). Cuenta con tres diplomados: Educación Superior, Metodología de Investigación Social y Liderazgo para la Transformación.

Desde 1989 hasta el momento trabaja con pueblos indígenas de tierras bajas en gestión territorial y capacitación de recursos humanos locales.

Desde 1999 es docente titular de la materia Sociología en la Carrera de Economía de la Universidad Autónoma del Beni. Ha realizado diferentes investigaciones como: Éxodo de profesionales benianos (publicada por el PIEB 2002), Beni: Autonomía con Identidad y desarrollo socioeconómico (2005, sin editar) y “Migración, pobreza y precariedad legal de terrenos periurbanos: Estudio de caso de indígenas migrantes a Trinidad capital del Beni” (publicada en noviembre de 2009).

Es miembro de la Casa de la Cultura del Beni, Past Presidente de la Sociedad de Estudios Geográficos e históricos del Beni y ex Consejero Departamental de Cultura dependiente del Ministerio de Culturas. Actualmente se desempeña como docente y Jefe del Departamento de Investigación de Pregrado de la Universidad Autónoma del Beni.

 

   
   
© ALLROUNDER